19 may. 2011

"Spanish revolution", un auténtico termómetro social

Si consideramos al movimiento 15M como un termómetro social, podemos decir que la sociedad está al rojo vivo. Sana señal. Ya no nos conformamos con ejercer nuestro derecho al pataleo en la barra de un bar con los amigos, o con el breve ejercicio de echar una papeleta en una urna cada cuatro años, no, ya no nos conformamos con eso. Queremos algo más.

El movimiento es muy simple: Solo quieren (quiero) participar, que se les (me) escuche, que sus (mis) peticiones no caigan en saco roto. No quieren (quiero) corruptos en la política (por el motivo que sea, enriquecimiento personal, prevaricación...). No hay excusas, ya no.

A continuación expondré como veo yo la realización de una Democracia Real, y de una Ciudadanía Activa, a la que tantas veces he aludido en mi blog, y cuales deberían ser los objetivos. Es un movimiento que a todos los demócratas, progresistas y SOLIDARIOS nos debería emocionar e impulsar a colaborar en la medida que cada uno podamos, ya sea acudiendo a una manifestación o escribiendo en nuestros blogs, todo menos quedarnos cruzados de brazos y de mentes:

Cuando en el año 1978 se aprobó nuestra Constitución, se creaba un marco de convivencia y se cerraba una transición a un Estado supuestamente democrático. Esta transición ha sido alabada reiteradamente por todos nuestros vecinos europeos, siendo un ejemplo a seguir, dicen, yo creo que ha sido alabada por haber sido pacífica, porque fue tan sumisa como para no provocar altercados que desestabilizaran el orden público.
Las clases dirigentes de este país, que entonces y ahora controlaban la oligarquía establecida tampoco pusieron grandes objeciones porque su poder y su control del sistema político y económico no se iban a ver alterado, dado que lo que se asentaba eran las bases de una mera democracia formal.
Sin ánimo de seguir haciendo historia nos centraremos directamente en las medidas que a mi juicio deberían implementarse para dotar a este país de una democracia real, de conformidad con los principios de nuestro texto constitucional:

PRIMERO:  Dice el artículo 1.1 que "España se constituye en un Estado social y democrático de derecho que propugna como valores fundamentales la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político".
Hagamos que estos valores se apliquen efectivamente modificando el sistema electoral para dotarnos de un sistema mayoritario de listas abiertas, de manera que los ciudadanos podamos votar al candidato que mejor nos represente, acabemos con la "partidocracia" y el sistema de listas cerradas que impide la representatividad directa y real.

SEGUNDO: dice el artículo 1.2 que "la soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado".
Dotemos de medios más efectivos el ejercicio de la iniciativa legislativa popular aprovechando los nuevos medios de comunicación social que permiten la eliminación de los intermediarios, incluidos también los políticos ¿por qué no?, minimizando su número al estrictamente necesario.

TERCERO: El artículo 33 reconoce la función social del derecho a la propiedad privada. Exijamos con respeto a los propietarios, que se compatibilicen los intereses privados y los intereses públicos, evitando que existan viviendas vacías y gente sin vivienda, creando un sistema de alquiler público subvencionado e imperativo para esas viviendas.

CUARTO: Modifíquese de una vez por todas el sistema laboral español, porque como dice el artículo 35 "todos los españoles tienen el deber de trabajar y el derecho al trabajo". Acabemos con la aristocracia laboral que es uno de los "quistes" a la productividad de este país, y hagámoslo de una forma transitoria para no perjudicar los derechos adquiridos de nadie, no excitando sensibilidades ni susceptibilidades. Reformar la ley de la función pública y el estatuto del empleado público, estableciendo un sistema de acceso público que garantice la concurrencia y valoración de méritos, pero que al mismo tiempo prime la productividad y no otorgue un "cheque en blanco" para toda la vida.
Miremos a nuestros vecinos europeos y establezcamos un sistema que permita la movilidad laboral entre sectores, permitiendo que el trabajador capitalice sus aportaciones a la Seguridad Social y el desempleo en su persona.

QUINTO: Modifiquemos el Sistema financiero, instando una mayor transparencia de la actividad de las entidades financieras, un mayor rigor por los supervisores (Banco de España) en su control, exigiendo legalmente que el dinero depositado por los españoles en estas entidades intermediarias financieras sea invertido en proyectos desarrollados en España y en beneficio económico de los españoles, en el porcentaje que socialmente se estime conveniente.
Apliquemos la tasa TOBIN de una vez por todas.

SEXTO: Modifiquemos el sistema fiscal para acabar con la corrupción, algo que por desgracia parece consustancial al "ser" humano. Creando un sistema de control de todas las transacciones efectuadas en metálico. Acabaríamos así con la financiación ilegal de los partidos políticos, ya que ellos no usan transferencias bancarias, sino sobres, o bolsas.
Acabemos con el secreto bancario y los paraísos fiscales, poniendo veto a las entidades y Estados que lo practican.

SEPTIMO:  Hagamos que estas medidas se cumplan desde dentro del sistema y por el sistema. No pidamos el voto en blanco o la abstención que beneficia a los partidos políticos mayoritarios. Creemos un partido político que recoja el voto de los casi 5.000.000 de parados, de excluidos, de marginados, de ese 40% que no va a votar. Recojamos esos votos con el único fin de modificar el Sistema desde dentro del Sistema. Para no convertirnos en los mismos denostados partidos políticos creemos un sistema de ocupación temporal rotatorio de representatividad, para que nadie se crezca en el sillón.

OCTAVO: Reorganicemos la estructura administrativa que nos hemos dado. Es ilógico contar con 8100 municipios, reduzcámoslos a 1/3 para reducir el número de cargos políticos y asesores, sin mermar la capacidad de gestión de los intereses municipales por ello, manteniendo funcionarios, no cargos electos.


El Movimiento 15M, o la ya denominada "spanish revolution" es lo que tiene, que da Voz a los individuos. Un Sistema de Voces libres, como la propia Red.

¿Beneficiarios? cada uno de los ciudadanos que salimos a la calle y que nos expresamos en Libertad.

¿Perjudicados? la credibilidad de España (la que han sembrado)

¿Te apuntas?

Foto de @democraciarealya, más de 29.000 visitas






3 comentarios:

Rui Ribeiro dijo...

Hola Yolanda,
Suscribo cada uno de tus puntos. Ha llegado la hora de que finalmente nos indignemos.
Estoy contigo y con cada uno de aquellos que están en las plazas de España y del mundo moviendose para conseguir un mundo mejor.
Rui

emilio dijo...

Hola Yolanda: Habrás podido comprobar que casi todos los blogueros (me refiero a los de nuestro círculo) hemos dado la bienvenida al 15-M. Sin pretender ponernos medallas, hay que decir que llevamos en nuestros blogs pidiendo cambios y reformas. Espero que nuestra contribución sea ese grano de arena necesario para que esto avance. Un saludo: emilio

Anónimo dijo...

Hola Yolanda
Ya he escrito antes en tu Blog. Mi nombre es Arantxa.
Estoy de acuerdo con el 15 M en que como no tenemos otro camino, sólo podemos salir a la calle.
Sin embargo las peticiones que hacen me parecen pan para hoy y hambre para mañana.
Creo que debido a la gran cantidad de personas que convergen hay un enorme confusión en la definición de los objetivos y de los medios.
En mi opinión el objetivo principal es que la soberanía recaiga sobre los que votan. Es decir, que entre elecciones tengamos capacidad de decisión.
Esto sólo puede conseguirse con sistemas electorales por distritos, en los que los representantes obedecen a los electores que los ponen en el parlamento y no a los jefes que los ponen en las listas (abiertas o cerradas da igual). En Italia ya se experimentó la apertura de listas, y el resultado fue el mismo, mira cómo están.
Las listas abiertas son un engañabobos, sin ánimo de ofender a nadie, y es lo único que los partidos están dispuestos a ofrecernos, porque les sigue reservando todo el poder a ellos.
Tampoco el bipartidismo es el problema, siempre que el sistema de representación no sea el proporcional. En los EEUU, sistema bipartidista por excelencia, el congreso acaba de tumbar una petición de fondos para la campaña de Libia a Obama. En esa votación los propios demócratas han votado contra él, eso es porque en sus distritos no apoyan la moción. Es decir, porque los votantes deciden y los representantes les obedecen.
Sólo los sistemas mayoritarios por circunscripciones protegen el poder de los votantes, y estos pueden incluso deslegitimar a ese representante entre elecciones.
Si conceden las listas abiertas nos tendrán entretenidos otros 20 o 30 años, pero nada más.
Un saludo