20 may. 2010

"Mamá, de mayor quiero ser político"

Mi hijo, de 8 años está en una edad de esas en las que le darías al "pause" para recordar la inocencia y la "pureza" de sus pensamientos.
El otro día, viendo las noticias mi hijo me miró fijamente y me dijo: "mamá, de mayor quiero ser político",(horror!!!), ¿y cómo es eso?, ¿pero no querías ser explorador?, ya, pero mira, los políticos van siempre en coches chulos con chofer, siempre sonríen, y además, que lo sepas, no tienen que estudiar, ni hacer deberes!!. (Coincide además que en clase están estudiando la organización de la sociedad, los Ayuntamientos, las elecciones municipales y lo que es una campaña electoral).
Mira mamá, si haces una campaña (electoral), les dices lo que ellos quieren, y que vas a poner parques y colegios y todo eso, y luego como ya no se acuerdan de lo que les dijiste, te compras el coche tú y te vas de vacaciones, porque para eso tienen a los conserjes esos, ¿no? (concejales), y cada vez que haya elecciones hago lo mismo, así en mi tiempo libre puedo ser explorador!!
Definitivamente, debería aparecer un letrero en las noticias donde se leyera: "Estas imágenes pueden distorsionar la realidad de las mentes más vulnerables".



 Se comportan en el poder público democrático como lo hacían los antiguos señores ungidos. Se saben poderosos y blindados por las urnas, muchos de ellos amparados en la inviolabilidad y en la inmunidad, por ser cargos electos, y ejercen el poder sin complejos, sin tener en cuenta la eficiencia, con lujo y boato, con actitudes altivas y lejanas a esa humildad y austeridad que ennoblecen el liderazgo. Creen que el poder sin ostentación no es auténtico poder y justifican su lujo afirmando que el Estado y la representación del pueblo soberano deben brillar con la dignidad debida. Poseen un extenso y astuto elenco de argumentos para justificar cada gesto de poder, cada movimiento de gobierno. Se mueven acompañados siempre de una corte de asesores, amigos, colaboradores, periodistas, empresarios y gente influyente a la que siempre intentan impresionar. Olvidan que mandar es servir y actúan como pequeños emperadores de la democracia, como ridículos reyezuelos inmersos en privilegios y lujos que la historia hace tiempo que erradicó porque eran propios del «Antiguo Régimen», siempre rodeados de aduladores y de cortesanos. Son los nuevos amos, los que ostentan el poder político en las modernas sociedades democráticas, muchos de ellos sin ni siquiera creer en la democracia 
"Políticos, los nuevos amos".  Francisco Rubiales Moreno. 
 De su Blog: Voto en Blanco

¿Serán capaces, algunos de nuestros políticos de cargarse ellos solitos la Democracia?

1 comentario:

Servicio Hosting Colombia dijo...

Jajaja muy interesante tu articulo, definitivamente esas son cosas de la niñez, pero es notorio que entiende para que sirven los políticos y es realmente para hacer nada o bueno si para engañar, para aprovecharse de un pueblo que aún ingenuamente guarda la esperanza de algo mejor, de que llegue por fin alguien honesto.