26 mar. 2010

Como ve una pequeña empresaria a la UE

Soy recién llegada al mundo "Europeando", no soy periodista, ni política, ni consultora, (mi más sincera admiración a todos ellos!), apenas cuasibloguera... Me considero, y siempre me consideraré así, como una pequeña empresaria, que busca constantemente los porqués y los cómos a los problemas que los pequeños empresarios tenemos, y que son muchos, es decir, nuestro día a día reales.
Necesitaba saber más y por ello, con mucho esfuerzo y sacrificio personal y familiar decidí emprender este apasionante mundo de Europa, quería averiguar como era posible que siendo tantos pequeños pececillos nadando en el mismo mar, siempre fueran los mismos grandes "tiburones" los que vencieran, necesitaba conocer "sus armas", nada nuevo me decían algunos, desde que el mundo es mundo...Es cierto, os puedo asegurar que mi mundo se me ha hecho pequeño, que el ver ese TODO a veces resulta frustrante, porque hay que saber administrar los conocimientos sin que resulten una pesada carga, al igual que los políticos y representantes sociales deberían administrar su poder para que la pesada carga no nos la trasladasen a los ciudadanos...
Cuando eres un pequeño empresario, ciudadano europeo, mujer y madre, es cuando realmente ves las "cosas" de Europa de otra manera, tan lejanas...,que entiendes eso que tanto se habla de la Europa de las dos velocidades, que yo diría de las dos realidades. Una es la posición de los "realistas" del mundo de los ciudadanos de a pié, de los pequeños empresarios y otra es la de los "humanistas", soñadores, ingenuos o ideólogos, (reconozco que yo navego entre ambas mareas), entonces cuando escuchas a los tecnócratas europeos hablar de derechos sociales, cambio climático, economía verde...cuando ves ese comportamiento dual de nuestros políticos, que dicen en Europa una cosa y en nuestros parlamentos apoyan posturas distintas, o cuando crees que una Directiva creada va a favorecer a los ciudadanos o pequeños empresarios y en realidad se "trampapone" (por transpone) a nuestra legislación nacional y sigue favoreciendo a los mismos, entonces tienes que hacer un soberano ejercicio de solidaridad y paciencia para no caer en el síndrome de Alicia en el País de las Maravillas y confundir tu realidad.
Me gustaría oír a un pequeño agricultor hablar de Europa, saber lo que opina o lo que sabe de ella, y no os equivoquéis, una ama de casa sabe más de economía real que cualquier dirigente de un gran organismo internacional, dígase Fondo Monetario Internacional u Organización Mundial de Comercio, porque ella sabe que si quiere ir al mercado, tiene que tener dinero en el monedero, ¿simple no? claro que Strauss-Kahn diría "los desequilibrios globales resultan insostenibles para algunos países donde se consumía más de lo que se producía...Straus recomendó ahorro a países con déficit comercial como EEUU, y estimular la demanda interna a países con superávit comercial, como China o Alemania". Y es que a veces nuestro egocentrismo nos impide escuchar a quien más claro habla; un agricultor hace cincuenta años recibía entre el 45 y el 60% de lo que los consumidores gastaban en alimentación, hoy en día a penas si llega a un 7% en Europa y a un 3% en EEUU, la diferencia sirve para financiar actividades adversas, y encima los tomates no saben a tomates!!...Sobre esto bien les podría enseñar el profesor Serge Latouche a estos grandes economistas, pero dudo que estos acudan a universidades públicas...
Quiero y deseo pertenecer a ese colectivo social y político llamado Europa, pero las grandes reformas de los Tratados, la jerga europea actual no llega a mi mundo real, y entonces caer en el "euroescepticismo" es fácil, así que necesito creer, y tener la fe que la realidad me quita.

Bueno, y después de este "cabreo europeo" sigo con mi trabajo del Sistema Financiero. Un saludo a todos los que luchan por no perder su inocencia y su fe.

No hay comentarios: